Por un momento imagina que estás al borde de un precipicio. Eres el único que tienes la posibilidad de salvar no una, sino a siete personas. Infórmate y decídete. Platícalo con tu familia, pide que respeten tu decisión.